En los últimos días, las empresas EDESUR y EDENOR, en varios medios de comunicación advierten con liviandad, que de no actualizarse el incremento por inflación, habrá menos capital para el mantenimiento y bajará la calidad del servicio. Según voceros de estas empresas, este aumento de tarifa repercutiría en un mínimo del 8% en relación al actual cuadro tarifario.

Argumentar que a ellos los costos les aumentaron también por inflación, nuevamente está faltando a la verdad porque: Las paritarias no se ajustaron, no les subió el costo de mantenimiento ni poda de árboles porque bajaron las dotaciones de personal estable y surgieron las empresas contratistas de bajo costo y poco personal calificado. Y por último, cosa de no creer, se anularon las compras y se frenaron las obras programadas.

Siguen presionando al decir que “si no aumentan los ingresos no va haber inversiones”, este costo lo paga el cliente obteniendo la peor calidad del servicio, esta realidad la venimos denunciando hace muchos años en los ámbitos correspondientes, no solo la falta de inversión y el pésimo servicio que entregan las distribuidoras, sino también como repercute esta situación en nuestro trabajadores y trabajadoras, que se encuentran expuestos a situación de violencia laboral y al vaciamiento de estas empresas a través de jubilaciones no reemplazadas, planes de retiros voluntarios y forzados y además exclusiones de Convenio Colectivo de Trabajo en forma compulsiva y digitada.

Como trabajadores/as, les decimos a estas empresas que la ciudadanía viene soportando “tarifazos” indiscriminados, que el golpe que se ha dado al país con la última devaluación, que se suma a la pérdida del poder adquisitivo que se venía acumulando. Ante la emergencia alimentaria, sanitaria, económica y laboral, nos ofende ver que empresas que bajo el paraguas de este Estado cómplice, hicieron grandes negocios y son parte de la transferencia de riqueza, sin haber invertido.

La historia tendrá como protagonistas a estas empresas privatizadas y al estado en una sociedad creada para generar negocios, reiterando su total desatención a los usuarios, a sus trabajadores/as y en brindar un servicio público tan importante para la ciudadanía por ser un derecho humano, como es la energía eléctrica.

Carlos Minucci

Secretario General APSEE

Confederación General del Trabajo RA

Corriente Federal de Trabajadores