Los más afectados fueron los remedios que se venden con receta.

El contexto de alta inflación que restringe la capacidad de compra de los consumidores se refleja, según la estadísticas, en la caída de productos sensibles como los medicamentos.

Si bien desde abril las ventas en las farmacias vienen en picada, en septiembre se profundizó la tendencia. El volumen de la mercadería que venden estos comercios se desplomó un 9,5% en promedio, llevando la variación interanual a una merma del 1,8%.

Los datos corresponden a los relevamientos que hace la consultora Scentia, que también releva las variaciones del consumo masivo en supermercados y autoservicios.

La medición toma en cuenta el universo de 14.000 puntos de venta de cadenas de farmacias y también de comercios independientes. La mayor caída se observó en los medicamentos éticos, es decir aquellos recetados, que concentran el 76,8% de las ventas totales y cayeron 12,8% en el mes.

Los productos accesorios, también disponibles en este tipo de negocios y que representan el 4,1% de las ventas, registraron una baja del 10,5%. Mientras que los medicamentos sin receta médica (OTC, por sus siglas en inglés) o de venta libre, disminuyeron 7,1%, según Scentia.

La merma en las ventas farmacéuticas derivó en una facturación del sector apenas un 14,3% más que en septiembre del año pasado, cuando la inflación -en el mismo período- fue del 40,5%, según el INDEC.

En 2017, la facturación del universo de farmacias relevadas por la consultora, alcanzó un total de $ 200 mil millones. El impacto de la inflación fue muy fuerte en el sector, donde las ventas empezaron a flaquear desde abril. Un reciente informe de la entidad Consumidores Libres, que relevó precios de 10 medicamentos muy consumidos por la población, acusaron subas de hasta un 70% entre febrero y septiembre de este año.  

En ese rango, por ejemplo, un ansiolítico de marca reconocida subió 34%; otro analgésico-antifebril, 67%, la levotiroxina, 53% y otro remedio básico para la diabetes, trepó un 57%. De acuerdo con estos datos, los aumentos de esta canasta de medicamentos, llegaron -entre diciembre de 2015 y septiembre de 2018- hasta el 464%.

Fuente: clarin.com