Al virus se lo conoce popularmente como “Machupo” o fiebre hemorrágica boliviana y pertenece a la familia de los Arenavirus. Es provocado por un ratón – el Colomys callosus- que habita en zonas selváticas o rurales. En Bolivia la peste ya se cobró 3 muertes y no desaparece el estado de alerta. Existe la versión en la Argentina -la FHA- y existe una vacuna disponible en el Calendario Nacional. Qué recaudos hay que tomar

La ciudad boliviana de Caranavi ubicada al norte a unos 230 km de La Paz fue el epicentro de los casos de Arenavirus, una zona de clima cálido y húmedo. El paciente cero fue un trabajador rural
La ciudad boliviana de Caranavi ubicada al norte a unos 230 km de La Paz fue el epicentro de los casos de Arenavirus, una zona de clima cálido y húmedo. El paciente cero fue un trabajador rural

Otra vez la región está en alerta por un ratón. Esta vez es el Colomys callosus que fue el “huésped natural” del virus mortal que circuló específicamente en Bolivia y se cobró la vida de tres personas: un trabajador rural conocido como el “paciente 0”, de la médica que lo atendió y de otro médico que estuvo en contacto con la doctora fallecida. Además, hasta hoy, un grupo de pacientes continúan en observación.

Pasado el estado de conmoción, está claro que no se trata de una enfermedad nueva, sino de una vieja y conocida. El virus que provocó las muertes es denominado popularmente “Machupo”, o más académicamente como fiebre hemorrágica boliviana (FHB) y pertenece a los Arenavirus, una familia de virus asociados a las enfermedades que transmiten los roedores al ser humano.

El ratón Colomys callosus es el encargado de transmitir el Machupo en Bolivia, un ratón que habita las zonas rurales tropicales, conocido también como ratón maicero. En Argentina es el Colomys musculinus el ratón colilargo que transmite el hantaviurus

El ratón Colomys callosus es el encargado de transmitir el Machupo en Bolivia, un ratón que habita las zonas rurales tropicales, conocido también como ratón maicero. En Argentina es el Colomys musculinus el ratón colilargo que transmite el hantaviurus

En diálogo con Infobae Lilián Testón, médica infectóloga FUNCEI, explicó: “Los arenavirus patógenos para el hombre se mantienen en la naturaleza infectando crónicamente a diferentes especies de roedores. El hombre se infecta al inhalar excrementos infectados o al introducirse el agente por la piel o las mucosas. Y estos animales infectados invaden el hábitat humano, convirtiendo en crónica la infección en el roedor”.

Las autoridades de Salud de Bolivia no declararon el estado de emergencia sanitaria y por eso fueron criticados. Recibieron la visita de expertos infectólogos del CDC de Estados Unidos y de Brasil para estudiar en detalle lo sucedido

Las autoridades de Salud de Bolivia no declararon el estado de emergencia sanitaria y por eso fueron criticados. Recibieron la visita de expertos infectólogos del CDC de Estados Unidos y de Brasil para estudiar en detalle lo sucedido

“Debido a la alta transmisibilidad que tiene este virus requiere ser catalogado con el nivel 4 de bioseguridad, el nivel máximo, como en el caso del ébola o hantavirus”, precisó Testón.

 Las personas expuestas con mayor riesgo a este virus -considerado endémico en Bolivia y Argentina- son aquellas que viven cerca de los roedores selváticos, las que trabajan en zonas rurales y los trabajadores de la salud que tratan a los contagiados

Los roedores infectados pueden eliminar crónicamente el virus con sus secreciones o excretas. Los humanos sufren viremia -el ingreso del virus directo al torrente sanguíneo- durante todo el período febril y el virus se aísla en la orina, saliva y leche materna durante la fase aguda. La transmisión de persona a persona no es la más usual, a pesar de que en casos de contacto íntimo puede ocurrir.

Qué pasó y dónde pasó

El epicentro de este brote en Bolivia fue la pequeña ciudad de Caranavi ubicada al norte de La Paz (a unos 230 km), una zona de clima cálido y húmedo. Allí la médica internista Ximena Cuéllar atendió a un hombre con un cuadro de fiebre antes de que falleciera por causas desconocidas. Ese paciente, al que no se le realizaron exámenes de laboratorio, es considerado el ‘caso cero’.

 Según la OPS, el virus Machupo o FHB es clasificado como uno de los 10 virus más letales del mundo

Cuéllar cayó enferma y se trasladó a la capital, donde murió el 4 de julio pasado pese a los esfuerzos de los médicos. Seguidamente, dos de los que atendieron a Cuéllar -los doctores Vidales Mostajo y Ortiz- figuraron entre los presuntos contagiados y permanecieron en terapia intensiva con diagnóstico de FHB. El pasado miércoles 10 de julio, Vidales Mostajo falleció.

Fuente: infobae.com