Lo reconoció la ministra de Salud. Ya se creó por decreto una unidad para analizarlo y hay rechazo de opositores y trabajadores. 

La ministra de Salud porteña, Ana María Bou Pérez, reconoció ante la Legislatura que está en análisis “la factibilidad del proyecto” para llevar al sur de la Ciudad cuatro hospitales porteños. Lo hizo este martes al presentar el Presupuesto de su cartera para 2019, estipulado en $ 47.913 millones.

“Este complejo integraría a 4 hospitales monovalentes clínicos (Muñiz, Ferrer, Udaondo y Curie), quienes mantendrán su identidad en forma de institutos, manteniendo áreas específicas para cada instituto de docencia, investigación y atención ambulatoria con circulación independiente y de estudios diagnósticos y algunas intervenciones muy específicas, compartiendo luego un núcleo central de internación con aislamientos adecuados según los casos y servicios de apoyo centralizados”, dijo la ministra en su exposición, y agregó: “El Instituto de Rehabilitación Psicofísica (IREP) se trasladaría al predio, pero manteniendo un desarrollo edilicio independiente”.

El proyecto, que generó polémicas y rechazos, según la funcionaria “se encuentra en etapa de evaluación de factibilidad”. Además, Bou Pérez dijo que aún se está definiendo el modelo de financiamiento que se implementaría, “se están realizando acuerdos con los equipos de trabajo de cada hospital y elaborando el programa médico preliminar, y se están evaluando aspectos relacionados con la planificación urbana”.

En septiembre, el Gobierno porteño oficializó el plan. El decreto, que lleva la firma del vicejefe de Gobierno Diego Santilli, modifica la estructura organizativa del Ministerio de Salud de la Ciudad para crear la Unidad de Proyectos Especiales (UPE) Complejo Hospitalario Sur. Según se aclara, esta unidad será un organismo fuera de nivel bajo la órbita de la Subsecretaría de Planificación Sanitaria del ministerio, con rango, nivel y atribuciones de Dirección General.

Y la polémica, que había surgido a principios de año, se intensificó. El proyecto genera fuertes rechazos y hay denuncias de que, detrás de una supuesta modernización, se esconden un achicamiento de la salud publica y un negocio inmobiliario. Además, surgió el temor ante la posibilidad de pérdida de fuentes de trabajo.

Su justificación es sanitaria, ya que permitirá fortalecer a las especialidades actuales de estos hospitales, incorporar nuevas prestaciones no disponibles ahora en la red pública de la Ciudad, y permitirá contar con una infraestructura y tecnologías acordes al actual avance actual de la medicina”, respondió la ministra ante los legisladores, y agregó: “Este complejo contaría con mayor oferta de servicios que la sumatoria de los servicios que cuentan los hospitales involucrados, tanto en calidad como en cantidad. Se requerirá fortalecer la estructura de recursos humanos”.

Según trascendió, la obra costaría 160 millones de dólares y una parte se financiaría con la venta de los predios del Udaondo, el Ferrer y el IREP. Desde el sector de la salud vienen denunciando que, detrás de este proyecto, hay un negocio inmobiliario.

Los trabajadores realizaron marchas y asambleas contra la unificación de los hospitales. Y cuando se conoció el decreto las críticas se renovaron.

“Iniciamos ya la segunda ronda de diálogo con miembros de los equipos de trabajo de cada hospital, y continuaremos realizando rondas para que todos los miembros de cada hospital puedan participar en el proceso de diseño del proyecto“, aseguró Bou Pérez.

“También hemos iniciado rondas de expertos sanitaristas provenientes de diferentes organizaciones y espacios políticos En estos momentos estamos completando un pedido de informes solicitado por esta Legislatura sobre el proyecto, que ampliará los detalles del avance del mismo”, amplió.

En la actualidad, el Hospital de Infecciosas Francisco Muñiz funciona en Parque Patricios, a unas cuadras del Udaondo, especializado en gastroenterología. Por su parte, el de Rehabilitación Respiratoria María Ferrer se encuentra en Barracas, mientras que el de Oncología Marie Curie funciona en Parque Centenario. El último de los centros que se mudaría es el Instituto de Rehabilitación Psicofísica, en Belgrano.

Fuente: clarin.com