El gobierno sube la tasa de estadística, un impuesto a las importaciones, en dirección contraria a las medidas necesarias para mejorar la inserción internacional de Argentina.
Mediante el Decreto 332/2019, el Poder Ejecutivo incrementa la tasa de estadística, que grava a todas las importaciones y cuya alícuota pasa de 0,5% a 2,5%. El Decreto generaliza la tasa a todas las compras externas, incluso aquellas que se encontraban excluidas, como las de origen intra Mercosur y las importaciones temporarias. Además, modifica los topes máximos que se cobran por cada operación de importación. Las operaciones mayores a US$ 100 mil, que antes tenían un tope de US$ 500 de tasa de estadística pasan a tener un monto máximo entre US$ 25 mil y US$125 mil, dependiendo de la base imponible de la importación (Ver Cuadro 1 debajo).
La medida fue presentada con el objetivo de incrementar la recaudación fiscal y aparece como una contraprestación por servicios de estadística. Su impacto es similar a una suba generalizada de aranceles ad valorem y profundiza los problemas de falta de competitividad e inflación de la economía argentina, al encarecer los bienes e insumos importados en el mercado doméstico. La mayor tasa de estadística sube el precio de los bienes importados, lo que impacta negativamente sobre las cantidades comerciadas y sobre la competitividad de la economía, considerando que casi 80% de los bienes extranjeros se usan en procesos productivos. Además, grava una base imponible en brusca caída, debido a la significativa reducción de las compras externas que viene ocurriendo durante ocho meses, tanto en valor como en cantidades debido a la recesión y la modificación de precios relativos entre bienes transables y no transables que se dio con el salto del tipo de cambio real durante 2018 y la primera parte de 2019.

Gráfico 1. Incremento de la tasa de estadística sobre importaciones.

imagen1

Para entender los impactos de la mayor tasa de estadística puede utilizarse el Gráfico 1, usualmente utilizado en la teoría del comercio internacional:

• Incremento del precio local del bien importado de p0 a p1.
• Reducción de las cantidades importadas (q2-q0 a q3-q1) y consumidas (de q2 a q3).
• Reducción de la eficiencia por mayores distorsiones (representadas por b y d).
• Peor situación de los consumidores del bien por menores cantidades consumidas a mayor precio, tanto en el caso de bienes finales como de bienes intermedios para la producción de otros bienes.

En definitiva, los mayores impuestos a las importaciones como la tasa estadística van en contra de mejorar el desempeño productivo y de la necesaria mejora de la competitividad e inserción internacional de Argentina.

Cuadro 1. Montos máximos de tasa estadística.

imagen2

Fuente: Anexo Decreto 332/2019.