Los niños pequeños y los ancianos
están en una situación de riesgo vital

Por el Dr. Eduardo Silvestre (M.N. 57.969), Divulgador Científico de Grupo Medihome

La variación del clima de la Tierra recibe el nombre de Calentamiento Global, el cual se produce en diversas escalas de tiempo y en cualquier parámetro meteorológico (temperatura, precipitaciones, nubosidad, etc), siendo consecuencia de nuestro modo de producción y consumo energético. El dióxido de carbono es el actor principal de este fenómeno, su concentración atmosférica se ha duplicado prácticamente desde la era preindustrial hasta la actualidad. La temperatura ha aumentado aproximadamente 0,7ºC  en los últimos 50 años. El impacto potencial del cambio climático es enorme, con predicciones de falta de agua potable, dificultades para la producción de alimentos y aumento de los índices de mortalidad debido a inundaciones, sequías, olas de calor, etc. En definitiva el cambio climático no solo tiene consecuencias ambientales sino profundas repercusiones económicas y sociosanitarias.

Ha quedado demostrado en numerosos estudios que las modificaciones bruscas de la temperatura, ya sean olas de frío o de calor, tienen un efecto directo sobre el número de ingresos hospitalarios y la morbimortalidad.

Las franjas de la población que son particularmente afectadas por las altas temperaturas ambientales son losniños pequeños y los ancianos. El “Agotamiento por Calor” y el “Golpe de Calor” constituyen, en esa franja etaria, una situación de riesgo vital.

Los motivos por los cuales lactantes y adultos mayores son más vulnerables a las altas temperaturas ambientales tienen su explicación en la inestabilidad que éstos presentan para regular su Balance Hídrico (BH). El BH es el resultado final del ingreso y los egresos de agua al organismo. Para que esta relación -ingresos/egresos de agua- sea adecuada se necesita no solo una ingesta suficiente sino que las pérdidas a través de la orina, la materia fecal, la traspiración y la respiración no sean excesivas.

El BH negativo (son mayores las pérdidas que el ingreso de agua al organismo) se conoce como Deshidratación. La Deshidratación produce un fuerte impacto en el funcionamiento global del organismo y puede dejar secuelas irreversibles e incluso conducir a la muerte.

Factores que favorecen un BH negativo (deshidratación) en los ancianos

Los ancianos tienen mucha facilidad para deshidratarse debido a las altas temperaturas del ambiente por los siguientes motivos:

·         No se adaptan bien a los cambios repentinos de la temperatura ambiental

·         El mecanismo de la sed es menos efectivo (pasan largos períodos sin tomar agua)

·         Es muy común el uso de diuréticos y otros medicamentos que hacen que pierda agua y sales por los riñones

·         Suelen presentar inapetencia en los días muy calurosos

·         Tienen una frecuencia respiratoria más alta (pierden líquido por la respiración)

·         El funcionamiento de sus riñones se deteriora con el paso de los años (pierden líquidos y sales por la orina)

Factores que favorecen un BH negativo en los niños

Los niños pequeños -menores de 1 año- y los prematuros son muy vulnerables

·         No pueden expresar oralmente que tienen sed

·         La cantidad proporcional de agua de su cuerpo es mayor que la de los adultos

·         el funcionamiento de sus riñones no está totalmente maduro

SÍNTOMAS DEL AGOTAMIENTO Y DEL GOLPE DE CALOR

Es importante estar alerta a los síntomas y se debe consultar al médico y tomar conductas activas frente a los primeros indicios.

El agotamiento por calor es un estadio previo al golpe de calor. Hay que reconocerlo para prevenir una situación más grave:

  • Sudoración excesiva
  • En los bebés puede verse la piel muy irritada por el sudor en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y la zona del pañal (sudamina)
  • Piel pálida y fresca
  • Sensación de calor sofocante
  • Sed intensa y sequedad en la boca
  • Calambres musculares
  • Agotamiento, cansancio o debilidad
  • Dolores de estómago, inapetencia, náuseas o vómitos
  • Dolores de cabeza
  • Irritabilidad (llanto inconsolable en los más pequeños)
  • Mareos o desmayo

Golpe de calor – situación muy grave:

  • Temperatura del cuerpo 39° 40° o mayor (medida en la axila)
  • Piel roja caliente y seca (se agota la transpiración)
  • Respiración y frecuencia cardíaca acelerada
  • Dolor palpitante de cabeza
  • Alteración del estado mental y del comportamiento como: vértigos, mareos desorientación, delirios, confusión o pérdida de conocimiento
  • Convulsiones

COMO PREVENIR EL GOLPE DE CALOR

En los niños

  • Cuidar la hidratación y la alimentación:

o    Dar el pecho a los lactantes más frecuente

o    Ofrecer a los niños abundante agua segura y jugos naturales durante todo el día

o    No ofrecer bebidas con cafeína o con azúcar en exceso

o    No ofrecer bebidas muy frías o calientes

o    No ofrecer comidas pesadas

o    Reducir la actividad física en los horarios de mayor calor

o    Permanecer en lugares ventilados y frescos

o    Vestirlos con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros o mejor desvestirlos

o    Bañarlos y mojarles el cuerpo con frecuencia.

o    Proponer juegos tranquilos

o    No exponer al sol entre las 10 y 16 h

o    Mantenerlos en lugares bien ventilados, usar ventiladores o aire acondicionado (ya sea en casa o lugares públicos) cuando la temperatura ambiente es muy elevada.

o    Nunca permanezca con ellos dentro de un vehículo estacionado y cerrado.

 

 

En los jóvenes y adolescentes

    • No consumir bebidas con alcohol ya que aumentan la temperatura corporal y las pérdidas de líquido. No es conveniente tomar cerveza ante la sed y el calor.
    • Evitar esfuerzos físicos o actividades deportivas exigentes.
    • Sentarse y descansar cuando sientan mareos o fatiga.
    • Recordar las recomendaciones generales sobre la hidratación, alimentación y refrescar el cuerpo.

 

En los ancianos

o    Asegurarse de que ingieran al menos 2 litros de agua diaria, aunque no tengan sed

o    mantenerlos en ambientes ventilados y frescos

o    consultar con su médico de cabecera para saber si hay que modificar las dosis de diuréticos y otros medicamentos

o    Si viven solos, visitarlos al menos 2 veces al día