El inventor de la World Wide Web (WWW), el británico Tim Berners-Lee, instó hoy a la creación de una especie de “Constitución global” que regule su uso y proteja a los usuarios de espionajes masivos como los que reveló el ex técnico de intelgencia, Edward Snowden.

Al cumplirse el 25 aniversario de la presentación de la propuesta de lo que se convertiría en la “World Wide Web“, el investigador llamó a conformar una “Carta Magna” para proteger un sistema “abierto y neutral”.

En declaraciones a la cadena BBC y el diario The Guardian, Bernes-Lee criticó “el actual camino” de Internet en el que “los gobiernos poseen un mayor control y vigilancia”.

“Nuestros derechos están siendo vulnerados cada vez más en todas partes, y el peligro es que nos acostumbramos a ello”, apuntó.

En ese sentido instó a elaborar una serie de leyes que protejan principios como la privacidad, libertad de expresión y un uso responsable del anonimato.

El padre de la web indicó que también se debería crear un nuevo estándar internacional sobre derechos de autor para modificar los actuales que “protegen en gran parte a los productores de las películas”.

“A menos que tengamos una Internet abierta y neutral, en la que podamos confiar sin tener que preocuparse sobre lo que está sucediendo en la puerta trasera, no podemos tener un gobierno abierto, buena democracia, buena salud, comunidades conectadas y diversidad cultural”, comentó.

Desde que comenzó el escándalo del espionaje masivo, Bernes-Lee criticó abiertamente a los gobiernos de Estados Unidos y el Reino Unido, además de defender las revelaciones “de interés público” realizadas por Edward Snowden.

Por eso, sostuvo que quería aprovechar que se cumple un cuarto de siglo desde que presentó en el Centro Europeo de Física de Partículas (CERN) su proyecto de lo que sería el protocolo WWW “para volver a tener a la web en nuestras manos”.