Esta tarde se realizó una mesa de trabajo en la Legislatura organizada por el bloque de Unidad Ciudadana y el Foro Contra la Violencia Institucional, a la que asistieron legisladores, el CELS y representantes de los sectores afectados por las modificaciones que Rodríguez Larreta introdujo al Código Contravencional con el pretexto de incluir perspectiva de género en su redacción. 

Es que la propuesta que el Ejecutivo Porteño presentó a la Legislatura aprovecha para crear nuevas figuras contravencionales, buscando avanzar otra vez contra los cuidacoches y ahora también, contra los limpiavidrios. Además establece agravantes en caso de ruidos molestos, incorpora la posibilidad de arresto y además agrava otras sanciones, como multas y trabajo de utilidad pública.


“Si bien esta no es la primera, es la más importante modificación que el macrismo le intenta hacer al Código Contravencional de la Ciudad, y podríamos afirmar que busca recuperar el espíritu de los antiguos edictos policiales que fueron derogados previa a la sanción del código de convivencia urbana de la Ciudad. No sólo amplían las figuras contravencionales, sino que le dan potestad a la policía para llevar adelante detenciones más allá de las sanciones que se impongan. Esto aumenta muchísimo la discrecionalidad policial lo cual es muy peligroso, teniendo en cuenta los antecedentes violentos y represivos que ya ha mostrado la Policía de la Ciudad”, manifestó Conde. 

En la reunión que se llevó a cabo en el Salón Perón, se encontraban numerosos representantes de organismos de DDHH, vendedores ambulantes, artistas callejeros, centros culturales, limpiavidrios, teatros comunitarios, cuidacoches, trabajadoras sexuales, entre otros. 


“Esta iniciativa disciplinadora y estigmatizante se enmarca en un proceso de ajuste que golpea a los sectores populares. Mientras el oficialismo se niega a debatir la problemática de las tarifas, de las PyMEs, del creciente desempleo, que afecta especialmente a los jóvenes y a las mujeres, se propone avanzar, con la excusa de incorporar perspectiva de género, contra las distintas formas de generación de ingreso en el espacio público de aquellos sectores menos favorecidos. La violencia de género no se soluciona con demagogia punitivista, lo que se necesita son políticas públicas que faciliten el acceso a las denuncias y que promuevan políticas de prevención e intervención territorial”, agregó Conde.