Los cirujanos plásticos aseguran que no existen estadísticas confiables y el fenómeno está inflado. El delegado límite entre una intervención estética y una reparadora. La defensa de los especialistas

El proyecto de ley que propone prohibir las cirugías estéticas en personas menores de 18 años en la Argentina arrancó envuelto en polémica. Algo que no está mal porque promueve el debate pero a la vez  exige escuchar con atención a las partes involucradas.

“Antes de prohibir logremos estadisticas ciertas y estudiemos la problemática real de las cirugías estéticas y reparadoras entre los jóvenes argentinos menores de 18 años”, parecería ser el concierto al unísono de los médicos especialistas al conocer la noticia sobre el flamante proyecto de Ley.

La propuesta legislativa fue presentada por la diputada FPV Mara Brawer (Frente para la Victoria) y se basó en el  incremento del número de consultas por intervenciones plásticas.

La primera objeción para que la iniciativa prospere es el reconocimiento por parte de los propios  especialistas de que en la Argentina hoy hay cifras claras y sistematizas sobre el fenómenos de los “under 18” y las cirugías estéticas.

Esto le quita transparencia y claridad informativa al análisis sobre el fenómeno de “la cirugía estética joven” en nuestro país.  Y hace que algunos especialistas lo consideren una tendencia “inflada” y otros que exigen contemplar antes de legislar, las patologías de índole estético (no funcional).

¿Qué opinan los médicos especialistas?

En la actualidad, en nuestro país, cualquier menor de 18 años que se someta a una intervención estética debe firmar un consentimiento médico informando el detalle de su tratamiento y cirugía a realizar , rubricado por la madre, el padre o tutor.

Por eso los médicos cirujanos estéticos se preguntan que si esto hoy existe y es susceptible de ser mejorado: ¿Por qué tenemos que prohibir?

Desmenuzar el proyecto

La diputada Brawer también es ideóloga del proyecto que se convirtió en  ley contra el bullying,  y hoy presentará su idea en la Cámara de Diputados.

Según Brawer cuando trabajaba en el Ministerio de Educación de la Nación en los lineamientos de la ley de educación sexual para las escuelas advirtió que  muchos padres estaban preocupados porque sus hijos, especialmente las mujeres, “no aceptaban su cuerpo”.

La diputada del FPV lo adjudicó a la existencia de “patrones culturales” que establecen “cómo debería ser el cuerpo ideal”. Ante esta imposición social  consideró necesario “poner un límite a las exigencias del mercado” que tienden a una “homogeneización del físico”, ponen “en riesgo la salud física y emocional del adolescente” y hacen “perder de vista la valoración del propio cuerpo y el de los demás”.

La problemática requiere la “intervención y el cuidado del Estado como agente primordial en la atención y regulación de la salud como derecho humano”.

Carlos Van Tienen,  cirujano y director de Clinica Van Thienen de cirugía plástica y reconstructiva (MN 64680) explica:  “No hay en la Argentina estadísticas confiables, ni un registro metodológico sobre el estatus entre las cirugías estéticas y los jóvenes menores de 18 años.  De nuestros reportes surge que sobre 10.000 consultas, menos de 100 son menores de 18 años y éstas están relacionadas a patologías de índole estético (no funcional) como ser las llamadas orejas en asa (las orejas tipo Dumbo), alteración de la forma nasal y volumen mamario en exceso o en déficit extremo, por citar las más habituales “.

El artículo número 2  de los cinco que conforman el proyecto de ley aclara que quedan exceptuadas de la prohibición las “intervenciones reconstructivas, reparadoras, terapéuticas o de adecuación del cuerpo a la identidad de género”. El motivo según Brawer es que una limitación en estos casos “repercutiría en el desarrollo físico y psicosocial de la persona”.

Sin embargo el torno al debate del proyecto de ley, aún  la líneas divisoria entre lo que sí y lo que no se puede aún no quedan muy claras para los especialistas.

Los pacientes pasibles de ser sometidos a intervenciones quirúrgicas con fines estéticos reparadores (para corregir un  defecto por déficit o exceso) conlleva un lógico resultado estético.

Van Tienen agrega, “la prohibición por ley del acceso a estos procedimientos sería muy difícil de aplicar, por lo impreciso del límite “estético”, y por encontrase en conflicto con el propio acto médico de la indicación médica”.

Más voces de calidad

Para Hugo Loustau (MN 62987) jefe del servicio de cirugía plástica del Hospital Italiano de Buenos Aires y director de la unidad académica de posgrado en Cirugía Plástica de la UBA,  la relación entre las cirugías estéticas y jóvenes (menores de 18 años) en términos porcentuales en la Argentina y según su propia práctica no es mayor al 15 por ciento.

El número coinciden los especialistas se nutre de aquellas cirugías estéticas reparadoras que históricamente se han hecho en pacientes jóvenes o en edad pediátrica.

Loustau coincide en señalar entre las prácticas más comunes a las orejas en asa  (orejas de Dumbo) que son motivo de burla en la escuela por parte de los compañeros y hasta de situaciones de bullying y las cirugías estéticas de nariz que son requeridas en la adolescencia.

“Lo conveniente es hacerlas luego del desarrollo completo de la estructura ósea facial que concluye a los 21 años pero está casi totalmente completada a partir de los 16 años. En otras palabras sería esta una indicación cuestionada. Pero fuera de estas cirugías que se consideran estéticas puras el resto que ingresa en las prácticas reconstructivas no están siendo objetadas por la ley”.

“Creo que las nuevas leyes en nuestro país tienden a ser expresiones de deseo que se redactan y promulgan respondiendo a impulsos o a golpes de efecto mediáticos, sin cotejarla con códigos y leyes fundamentales en pleno uso y vigencia”.

Concuerdo con la legisladora que ciertas mujeres son muy jóvenes para aumentar sus mamas o hacerse una lipoaspiración, pero no pensó en algunas pacientes que llegan a nuestra consulta con mamas gigantescas incompatibles con una vida normal”, remarca Loustau.

Multas y falta de realidad

Otro artículo del proyecto de ley detalla las sanciones que se les aplicarían a los médicos que realicen las intervenciones estéticas a menores de 18 años: según la gravedad del delito, abarcan desde un apercibimiento hasta multas de 5 millones de pesos y la inhabilitación temporaria de la matrícula.

Cristián Leonhardt ( MN: 95506) miembro de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica  Estética y Reparadora y de la  Sociedad de Cirugía Plástica de Buenos Aires sostiene: ” La propuesta legislativa no está clara, desde luego que a una niña no se le puede practicar una lipoaspiración como regalo de 15 años, pero creo que ninguno de mis colegas lo haga. Creo que se trata más de  un mito que una realidad en la Argentina”.

Para el doctor Fernando Felice (MN: 108.614) especialista en cirugía plástica, estética y reconstructiva y director del Centro Vesalio : ” No es necesario sacar una ley de estas características, y sí creo que es útil hacer campañas para concientizar y educar a los jóvenes sobre el tema estético” .

Felice en sintonía con sus colegas precisa: “Si la iniciativa llega a ser ley debe contemplar muchos temas en los cuales es importante poder hacer cirugías estéticas a menores de edad. La otoplastia (cirugía de orejas desplegadas) y las orejas alcanzan su máximo desarrollo a los 6 años de edad. La rinoplastia y mentoplastia: son cirugías estéticas que si las padece en forma conjunta un chico/a de 16 años seguro genera una inseguridad en su vida de relación más adelante. no es fácil ser poseer una nariz prominente y un mentón pequeño a esa edad, más aún cuando esas áreas corporales ya alcanzaron su máximo desarrollo.

Concluye Felice: “Lo que sí  se debe prohibir, o al menos no operar a menores de 17-18 años con fines de aumento mamario ya que la glándula mamaria aún no termino de desarrollar”.

fuente: infobae